Al igual que el láser, la luz pulsada es una técnica única y no invasiva que le permite reencontrar una piel suave y tersa para disfrutar de una libertad absoluta.

El láser y la luz pulsada son dos tecnologías similares que utilizan un destello de luz que se convierte en calor en contacto con la melanina activa del vello. Se sabe que la luz pulsada es una evolución del láser, menos dolorosa y policromática, por lo tanto, es adaptable a los diferentes casos a tratar.

La luz pulsada carece de rayos UV, por lo que es segura para la piel. Contamos ya con 50 años de mejoras, innovaciones y práctica cotidiana que han culminado en el desarrollo de una tecnología perfectamente dominada y segura.

Pero entonces, ¿cómo se lleva a cabo una sesión de depilación permanente con luz pulsada intensa en Dépil Tech?

La recepción en el centro:

Iniciamos el recorrido en la recepción. Nuestros centros son cálidos, limpios y acogedores, poseedores de un ambiente sonoro tipo lounge y de un aire relajado. Se aplica un difusor de olores para obtener un ambiente perfumado agradable.

Se ofrece una bebida a cada huésped a su llegada.

La higiene es irreprochable en todos nuestros centros, pues resulta un elemento imprescindible y forma parte de una de las claves del éxito de Dépil Tech.

Igualmente, velamos por el cumplimiento de las normas sanitarias, gracias a nuestros estrictos protocolos, aplicable tanto para los miembros de nuestros equipos del centro como para nuestros clientes.


La cita de información:

En todos nuestros centros, la efectividad del resultado va de la mano con el cuidado de la piel. Por lo tanto, el tratamiento está necesariamente precedido por un diagnóstico personalizado para ofrecer la mejor atención.

Nuestros profesionales expertos en luz pulsada dedican 1 hora a los clientes para una cita informativa y una sesión de descubrimiento gratuita a fin de establecer una evaluación de la piel personalizada y completa, la cual permite determinar los hábitos y las expectativas del cliente para un resultado óptimo.

Al final de esta cita informativa, para garantizar que la persona no tendrá reacciones durante su tratamiento, se realizará una prueba de flash (flash test). Si el cliente no tiene ninguna reacción, el tratamiento puede llevarse a cabo.

Finalmente, en esta sesión de información se realiza una cotización personalizada de acuerdo con el número de áreas tratables del cliente. Se ofrecen métodos de pago diversos para que el protocolo sea financieramente cómodo para el cliente.


Antes de la 1ª sesión:

Antes de la primera sesión es recomendable que el cliente se afeite y respete las contraindicaciones que se le explicaron durante la cita informativa.
  • - Sin activador de bronceado
  • - Sin autobronceador
  • - Sin aceites esenciales ni productos de aceites esenciales
  • - Sin aceite de coco, sin aceite de hierba de San Juan, sin cítricos
  • - Sin medicamentos puntuales fotosensibilizantes
  • - De 4 a 5 semanas antes, no se debe realizar ninguna exposición al sol y / o cabina U.V.
  • - Sin inyección de la vacuna contra el covid-19 o cualquier otra 10 días antes de una sesión

La1ª sesión:

Para un proceso seguro, el practicante siempre le pregunta al cliente si:
  • - Posee un marcapasos
  • - Está embarazada
  • - Es propenso a ataques epilépticos relacionados con destellos de luz
  • - Está tomando un tratamiento farmacológico fotosensibilizante
Si responde que no a todas estas preguntas y ha respetado todas las contraindicaciones mencionadas anteriormente, la sesión puede comenzar.

El médico realiza una prueba de flash nuevamente en el área que ha de ser tratada para asegurarse que no haya reacciones adversas.

Se realiza sistemáticamente una prueba de flash en cada área a flashear y en cada sesión, esto permite verificar el correcto cumplimiento de las contraindicaciones y garantizar así el control de la máquina, para obtener un resultado óptimo.

Durante la sesión, la lámpara de flash emite un haz de luz absorbido por el pigmento (melanina) del tallo del vello y su raíz (bulbo piloso).

Este haz de luz se transforma en calor, lo que lleva a la destrucción de aproximadamente el 20% de los bulbos en cada sesión, es decir el porcentaje promedio de vellos que están en la fase anágena (fase de crecimiento). Por lo tanto, son necesarias varias sesiones para destruir todo el vello en el área tratada.

Será necesario completar un promedio de 6 sesiones espaciadas de 10 a 14 semanas de diferencia dependiendo del área con el fin de destruir el 99% del vello del área tratada. Solo el 2% de nuestros clientes necesitará una 7ª sesión de retoque; los resultados son equivalentes a los obtenidos por la depilación láser, lo que atestigua la eficacia de la luz pulsada.


Después de la sesión y hasta la siguiente:

Durante los siguientes 10-20 días, los vellos se caerán. No hay que rasurar.

De 3 a 5 semanas, el vello se ha caído y no vuelve a crecer en este periodo. El cliente experimentará un periodo de tranquilidad.

De 4 a 6 semanas, el vello vuelve a crecer con un 20% menos de la vellosidad. En este momento será necesario rasurarse cada dos días de manera continua hasta la siguiente sesión de depilación agendada en el Centro.

Es recomendable realizar un exfoliante una vez a la semana y aplicar leche hidratante a diario para mantener la piel hidratada y libre de vellos encarnados.